martes, 14 de mayo de 2013

¿Nostalgia por una calle?



Una mirada a nuestra calle desde lo alto del hostal Camino de Hierro.
Esa arteria de la ciudad de Camagüey que es la calle Maceo significa para mí algo especial. Me atrevo a asegurar que muchos la recordamos como si fuera nuestra, estemos donde estemos, incluso, incluyo a los de una generación un poquito más atrás de la mía.
¿Cuántos recuerdos?, ¿cuánta alegría? Y por qué no, ¿cuántos nervios?
Aquellos años en que estudiábamos en la Secundaria Básica y luego en el Instituto Preuniversitario del Casino, como le decíamos, fueron exclusivos como la juventud misma, esa que, creo, se nos ha ido demasiado rápido. 


Salíamos de las clases y nos dábamos esa vueltecita tan necesaria para socializar con nuestros pares. ¿La merienda?, creo era el mejor de los pretextos. Teníamos un Coppelia con unos helados como para chuparse los dedos, sobre todo en mi caso, si era de chocolate.
Hago la salvedad de que como todo camagüeyano de pura cepa, me disgusté cuando cambiaron el Ten Cent por la heladería, pero luego fuimos acostumbrándonos de tal manera, que cuando llegaba una alumna vestida con el uniforme de Pre, que identificaba el año que cursaba con rayitas blancas, el resto de la cola sabía que esperaría un montón, pues nos atraíamos como imanes, con la inclusión de los varones. Resulta que marcábamos para todos.
También Las Sombrillitas, frente al Gran Hotel, era otro de los puntos de encuentro, como la pizzería del Gallo, en fin, pasábamos ratos espectaculares. Iba siempre acompañada por mis amigas más cercanas: Carmen, Zoe, Isabelita, María Eugenia…, con mi querida prima Lily cuando conseguía darse una escapadita y luego dejó de hacerlo porque se casó demasiado joven. Se iban sumando según los intereses. Allí nos enterábamos de la próxima fiesta de 15 y cómo conseguir las invitaciones.
Hablábamos de música, nos pasábamos de mano en mano aquel disco de The Beatles, nos conformábamos con Nocturno, ese programa musical de Radio Progreso que hizo época y hasta coqueteábamos un poco. Pese a no ocurrir en un tiempo tan desprejuiciado como el actual, no éramos tontas ni tontos.
Siempre había un muchacho a la moda o de moda, que no es lo mismo aunque por lo general era el mismo. Si queríamos encontrar a nuestros amigos ahí estaban. Por supuesto, nos reuníamos por grupo de afectos.
Mis 14 años me los celebraron en Las Sombrillitas, todo estuvo a cargo, incluyendo los gastos, de Nelsito Reyes, un amigo que no sé dónde está y la pasamos súper —como dicen ahora— y bárbaro —como decíamos entonces.
Hoy la calle Maceo nada tiene que ver con aquella, ¿su aspecto?, mejoró, es un bonito bulevar, pero prefiero la otra, con carencias incluidas. Las personas andan apuradas de aquí para allá en compras en las tiendas o “por debajo del telón”. No veo grupo de amistades como otrora, la nostalgia queda, más aún nuestras huellas. Son tan fuertes las vivencias, y hasta los secretos de esa calle, que ni el más perfecto remozamiento los destruiría.
Si algún lector coincide o no con lo dicho aquí puede comentarlo y hasta propiciar un saludable debate entre camagüeyanos, claro, con la premisa del respeto, ese que ofrecíamos y recibíamos entre amigos.

Foto: Cuqui

13 comentarios:

  1. Cuqui, tienes la razon , estara mas arregladita ahora, pero era maravillosa en aquella epoca, ademas es una incomodidad que los Taxis no pueden entrar hasta el Gran Hotel y no le hayan hecho una entrada por Estrada Palma (Ignacio Agramonte. Se ve muy bonita, no te lo voy a negar y muy limpia y pulcra, pero el no al transito no me convence...Y si, aquella epoca fue maravillosa. Y gracias por tu blog, siempre agradable y con mucho gusto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andrés:
      Mil gracias por tu entrada y tus elogios. Coincido contigo, y sí esa época fue maravillosa para nuestra generación. También estoy de acuerdo en que es una incomodidad para los autos que deben llegar hasta el Gran Hotel, espero se encuentre alguna solución...

      Eliminar
  2. Al fin pude entrar!, pero una pena, pues cortito de tiempo...
    Ya husmearé y comentaré...
    Besos y gracias por estar de PepitoGrillo.
    Angel Mendoza

    ResponderEliminar
  3. Mendo: Me alegra que dejes tus huellas por aquí también, nada de pena, cuando tengas tiempo me das tu opinión, besitos miles...

    ResponderEliminar
  4. Uno elige como por instinto, una calle de su pueblo, esa donde ha vivido o vive cosas. De allí las atesora en sus años, las va viendo cambiar pero a pesar de cualquier galantería de los servicios públicos para con ella, la seguimos mirando con los ojos de antes, y ella parece acomodarse a al añoranza de nuestro corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José:
      Creo lo mismo. Los de mi época la hemos visto cambiar, pero ahí han quedado muchos de nuestros sueños; unos logrados, otros no, por supuesto, pero ahí están acomodaditos en esas añoranzas de nuestros corazones, como bien dices...

      Eliminar
  5. Hola:
    Creo es mi deber agradecer a todos los que han dejado sus comentarios por Facebook. Solo el entrar al blog, leerlo y dar su opinión vale mi agradecimiento, sea donde haya sido, cariños a todos...

    ResponderEliminar
  6. Cuqui que lindo tu comentario y como hizo recorder,nuestra epoca de oro,que como bien dices nada tiene que ver con aquellos maravillosos tiempos de estudiantes que vivimos y disfrutamos,te felicito y sigue escribiendo,un beso para ti Ana Maria

    ResponderEliminar
  7. El comentario anterior de Ana María lo colocó en mi blog: CuquiSalud.blogia.com y ahora lo reproduzco y le respondo aquí.
    Ana María, qué sorpresa. Gracias por leerlo y comentar y sí, nuestra época fue de Oro. Puedes acceder a mi otro blog por aquí: http://bit.ly/10hb2oc o por http://bit.ly/10tn4sm y verás algunas publicaciones relacionadas con ese tiempo de nuestras vidas, como esa linda edad de los 15...,Ah!, mi nuevo blog se llama: Crónicas con un final no anunciado, con dirección: cuquivilato.blogspot.com , besitos para ti y un abrazo para tu esposo...

    ResponderEliminar
  8. Al fin pude publicar mi opinion en tu blog,aunque un poco tarde me quede con los de,seos y aqui estoy,que bello recuento el q haces de veras es una nostalgia para todos los camagueyanos revivir por tu bella cronica tan detallada los tiempos tan lindos vividos en aquella epoca tan prodigiosa,sin dejar pasar por alto la belleza de nuestras calles y laberintos,queahora han echo de ella con la reanimación arquitectonica y cultural una.ciudad mas bella de la que todos los camagueyanos nos sentimos orgullosos gracias cuqui y felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperancita:
      Nada de tarde amiga, nunca lo es para lograr algún empeño y como este tiene que ver conmigo, te lo agradezco más.
      Yo soy la más gratificada con personas que como tú toman un poquito de su tiempo, que nunca sobra, para entrar, leer y encima, opinar.
      Sí, los camagüeyanos sentimos ese sano orgullo.
      Un besito...

      Eliminar
  9. Cuqui,porque eres mi Amiga, hoy pude entrar a tu blog, en el que está la crónica de la calle Maceo. Cuánta belleza de estilo y cuántas verdades sazonadas con recuerdos. Qué tiempos imborrables. El agradecimiento no alcanza por despertar en la memoria toda nuestra juventud¡¡¡. Eres especial, siempre lo fuiste, bueno Aries al fin jajaja, yo también lo soy, viste que modesta. Por supuesto es broma, pues ni por un minuto pretendo llegar a tu altura como ser humano y compañera. Mis felicitaciones por tus bondades, por el talento y la humildad que te adornan. Sigue dándonos esos regalos al espíritu. Te quiero. Gloria del Río González

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gloria, amiga, qué lindo todo eso, me has puesto colorada, ja ja ja. En ese blog trato de escribir cosas así, que le lleguen a las personas como mismo las siento. Modestia aparte, en mi casa todos somos Aries, así es que imagínate. Tú llegas a mi altura y la sobrepasas, esa es una verdad indiscutible. Trataré de seguir ofreciéndoles esos "regalitos" que nos muevan el piso de vez en cuando. También te quiero, un beso!!!!!!!

      Eliminar