viernes, 24 de octubre de 2014

Mucho, mucho, mucho…




(24-10-1907/26-1-2005)
Hoy 24 de octubre los recuerdos vienen solos. Cada día de este mes era un suceso familiar: el cumple de mi padre. Ya 107 años sería mucho pedirle a la vida, pero que me critique la vida yo quisiera tenerte, como mismo me dijiste al llegar a los 92: “Quiero vivir 92 más”.
Pero como las cosas no son como uno quisiera tengo que conformarme y apelar a los recuerdos, esos que no se olvidan sobre todo los más alegres. Ya tengo bastante con no tenerte para encima rememorar  pasajes tristes. 
Como un mes antes de partir me dijiste: “No te preocupes, donde quiera que esté voy a estar bien”, con eso me consuelo. Al decirme esa frase imagino viviste sin remordimientos ni asuntos pendientes. Tus memorias, escritas de tu puño y letra hablan por sí solas de esa linda niñez y juventud que tuviste. Recuerdo en una de sus partes cómo confesaste que estabas en la casa del campo de Papá Rafael, tu abuelo materno, y para hacerte regresar a casa mis abuelos tuvieron que comprarte un caballito. Te encontrabas encantado en ese sitio donde, según tu inocencia no hacía falta el dinero porque ibas a las tiendas, comprabas y solo anotaban, ¡pobre abuelo!
El otrora Círculo de Profesionales era un lugar recurrente por nosotros. Allí permanecía ese camagüeyano y maestro de la música Jorge González Allué y su grupo que nos llevaba a bailar Son de Almendra ¡cómo lo disfrutábamos!, modestia aparte hacíamos una buena pareja danzonera.
Son muchos los recuerdos pero no quiero se me agoten. Sí responderte algo que me preguntabas cantando y me hacía llorar. Entonabas con una voz medio engolada aquello de: Muñequita linda/de cabellos de oro/de dientes de perlas/labios de rubí/Dime si me quieres/como yo te adoro/si de mí te acuerdas/como de ti/ y a veces escucho un eco divino/que envuelto en la brisa/ parece decir/sí te quiero mucho/mucho, mucho, mucho/tanto como entonces/siempre hasta morir… 
Hoy te regalo esta respuesta y sin llorar, lo juro. Ese eco divino es cierto: sí te quiero mucho/mucho, mucho, mucho/tanto como entonces/siempre hasta morir.


 





13 comentarios:

  1. Cuqui,lindos y hermosos recuerdos de tu papa, cuando lo lei me dio un poquito de tristeza, pero es cierto de las personas que amamos y ya no estan junto a nosostros, se les recuerda en los momentos felices y alegres que compartimos con ellos, y se que fuiste muy feliz porque tu papa fue un padre maravilloso, me recuerdo aquel caballero alto, con su elegancia y amabilidad cuando iba a buscar a su pequeña y adorada hija a la escuela, siempre saludando y con una sonrisa amable para todo.
    Amiga en estas lineas que sabes que no soy muy buena escritora, quiero compartir contigo, este dia en honor a tu papa.
    Besitos
    Miriam Herrera Basulto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miriam, amiga, qué lindas palabras. Te agradezco mucho hayas entrado al blog y sobre todo tu opinión.
      Te pasó lo mismo que a mi hijo, dice le dio un poquito de tristeza, él quería mucho a su abuelo y además, por más natural que sea, no estamos preparados para perder a nuestros seres queridos.
      Esa es la realidad.
      Gracias de nuevo, te recuerdo con mucho cariño, mis besitos...

      Eliminar
  2. Igual agradezco por aquí a quienes con mucha gentileza leyeron y dejaron sus comentarios por Facebook. Mis cariños...

    ResponderEliminar
  3. Justo de Lara Abad.25 de octubre de 2014, 11:33

    Magnifico tu mensaje de recuerdo al Sr. Vilato, que conoci y tuve el gusto de que era un gran amigo de mi tio Eliecer. Toda una bella persona, como tambien lo son sus hijos. Es de la estirpe de camagueyanos ilustres como nuestro Mayor. Un dia antes del aniversario de Agramonte Eusebio Leal hizo una bella intervencion en el anfiteatro de Ciencias Medicas y se referia Al Camaguey, magnifico repito Cuqui tu mensaje. Justico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi amigo Justico, !qué gusto tenerte por aquí!. Sí, tuviste el gusto de conocer a mi padre y es cierto, un buen amigo de Eliecer, a quien tampoco olvido. Gracias por tus palabras de elogio hacia él y nosotros. Tú también eres de esa estirpe de la que sentimos sano orgullo.
      Cuídate mucho.
      Mis cariños...

      Eliminar
  4. Antonia Lilia de Varona 26 de octubre de 2014 12:08
    Mipri, que Lindos Recuerdos, aunque siempre sentimos nostalgia por nuestros seres queridos que ya no están, es inmesamente reconfortable haber tenido como padre a una persona como mipo, como yo le decia, MATEO, como cariñosamente jugábamos, porque el me decia'- "Eres mas fea que Mateo"'y yo me reia mucho y le respondia igual, -" Tu eres mas Feo que Mateo"- y Reíamos los dos, jajaa, guardo esos recuerdos con mucha ternura.
    Lo mas importante es recordar a nuestros seres querido con esa mezcla de nostalgia por su ausencia pero con alegría por todo lo bueno que nos dieron en Vida. FILICIDADES MIPO MATEO DONDE QUIERA QUE ESTES, TU SIBRI QUE SIEMPRE TE RECUERDA CON UN INMENSO CARIÑO.
    Besitos cariñosos, tu pimita, que te quiere muchoooooooooo, Lily

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi primita querida: Claro que me vienen a la mente todos esos recuerdos que mencionas. Como ves, pude sacar de Facebook tu comentario y colocarlo aquí.
      Eres una persona muy especial, por eso él, Mima y todos nosotros te quisimos y te queremos tanto!!! Y sí, tienes razón, debemos estar orgullosas de todo lo que nos dieron en vida, que imagino no se hayan quedado ni con un poquito de cariño por ofrecernos. Mi Pipo y tu Mipo, como tú le decías, dondequiera que esté recibirá tus felicitaciones, no lo dudes, también te quiero mucho, mucho, mucho...

      Eliminar
  5. Pipo estará riéndose y orgulloso de leerte desde su descanso.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Eso imagino amigo. Tengo muchas otras anécdotas, pero las sacaré poco a poco, de lo contrario se me acabarían, ja ja ja. Otro abrazo para ti lleno de agradecimiento por entrar y comentar...

    ResponderEliminar
  7. Pipo... así también llamaba a mi abuelito querido. Ese que más que abuelito fue y continúa siendo mi mejor amigo, mi padre -porque como dicen muchos por ahí, padre no es el que hace, sino quien cría-. Sí, continúa siendo… porque precisamente todo lo que sé y soy en este mundo se lo debo a él, de él heredé todos mis principios, valores y sentimientos. Y es precisamente de él, de mi Pipo (papá-abuelito) o (abuelito-papá) de quien estoy sumamente orgulloso de haber tenido, incluso, a pesar de la insistencia inexplicable de La Huesuda en llevárselo consigo. Muy lindas y sentidas tus palabras Cuqui… con razón sí que debe de estar –sin deparar lugar ni momento exacto - muy orgulloso de ti y esas palabras tan bellas como las que nos dejas.

    ResponderEliminar
  8. Adanys, qué lindas tus palabras. Tienes razón en querer tanto a tu Pipo (papá-abuelito). El mío sí era mi padre en todo el sentido de la palabra y del cual me siento muy orgullosa. No estamos preparados para que La Huesuda, como dices, se lleve a nuestros seres más queridos, pero fíjate en esto, quedamos nosotros, hasta que nos toque, por supuesto, para hacerle saber a otros cómo fuimos de felices con ellos.
    Gracias por todo lo que dices, escribes muy bonito, y eso creo, que estará orgulloso no solo de mí, también de mi hermano, solo que soy quien escribo. Gracias de nuevo ya mi casi amigo, si es que me lo permites.

    ResponderEliminar
  9. El hecho de que me consideres casi amigo es grandioso… igual escribes muy bonito y más aún cuando te inspiran sentimientos tan grandes como los albergados en ti. Puede que un poco distante, pero el blog se encarga de ello, de convertirnos –aunque en ocasiones comencemos por un casi- en amigos…

    ResponderEliminar
  10. Gracias Adanys por esa consideración, grandioso es una concepción importante...No importa lo distante, pero en efecto, ya empezamos por algo, por casi-amigos y estoy segura llegaremos a serlo sin el casi...

    ResponderEliminar