lunes, 31 de marzo de 2014

Cumpleaños y estaciones




En la foto de mi colega Orlando Durán, Orielito (a la derecha), acompañaba como solista al Maestro Evelio Tieles, ese que hace sonar al violín como los Dioses.


Lo más natural de este mundo es hablar de celebraciones cumpleañeras acompañadas de dulces, alguna comidita fuera de lo común y una que otra bebidita. Algo así como un gustazo anual. ¡Ah! y los consabidos regalos.
Esta vez, hoy lunes 31 de marzo, cuando Orielito, mi hijo, llega a sus lindos 25 años y yo 35 más que él para que no suene tan rudo el golpe, ese que todos queremos recibir, pero que nos lleva de la mano a la meditación no es de esa manera tradicional el tema central. El regalo especial que le hice a él fue un pequeño disgustico por permanecer en la computadora con esta queratitis (experiencia sobre la que pienso escribir en unos días) y que no me suelta; y yo me obsequié el hacerlo.

Los días de claustro obligado me han hecho pensar demasiado, algo que no me ocurría cuando arribé a la edad de mi hijo y creo que por estas jornadas rompí récord de mis recuerdos, muchos de ellos geniales y repetibles, si tuviera la posibilidad; sin embargo, otros los borraría del mapa de mi vida, que no es nada interesante, pero es mía. ¿Algo que repetiría sin pensarlo?, a mi hijo, no me queda ni un ápice de duda.
Es mi costumbre conversar mucho con él, le cuento cosas impensables para otras personas y me da la sensación de que siempre soy comprendida y estos casi dos meses metida en casa han propiciado un aumento enorme en eso de echar un párrafo entre nosotros. Él me anima, trata de elevarme la estima y pareciera como si no encontrara defectos en mí. Eso es lindo, que no solo lo miren a una sino que la vean con ojos de hijo.
Y quizá quien esté leyendo piense ¿cuándo viene lo contrario? Sobra decir que Orielito, ese que me regalé en mi cumpleaños 35 es mi vida misma. Estoy segura de que él es mejor de lo que yo hubiera logrado, o sea, lo es por sí mismo y eso me regocija sobremanera. No es ceguera maternal, lo juro.
Entre tantos pensamientos y habladurías que ocuparon espacios de horarios laborables llegué a la conclusión de que la vida es un momento y el tiempo no te deja regresar y como me gusta la música buena, sea popular o la llamada culta y Orielito es violinista, además, me pasan cosas especiales.
Él estudia por estos días La Primavera, del italiano Antonio Vivaldi, una música verdaderamente bella y coincidió que escuché a alguien decir algo así como que sentía que se le iba el otoño y entraba en la etapa del invierno. Aquella frase me sobrecogió con melancolía y me pregunté, ¿entro en el otoño o el invierno? Pensé en un frío escalofriante, de esos que no he sufrido nunca gracias a lo tropical de mi Cuba, con rapidez me animé y llegué a la conclusión que imagino era semejante a lo sentido por Vivaldi al dejar a la posteridad sus Cuatro Estaciones, esas que no se hacen notar aquí donde vivimos un eterno verano.
Si A. Vivaldi escribió magistralmente en sus partituras: El Verano, La Primavera, El Otoño y El Invierno y todas son diferentes e iguales a la vez si de belleza musical se trata, pues entonces así debe ser la vida. Ya sea el otoño o el invierno tiene de bueno que ya llegué. Ojalá mi hijo y yo que celebraremos juntos por obligación, estemos donde estemos, encontremos la estación de la vida con la belleza del instante que nos toque.



                                                                          


4 comentarios:

  1. esperanza manresa1 de abril de 2014, 8:38

    Lindo comentario amiga mía!!!! Orgullo, placer,responsabilidad, todo esto enmarca a la gran madre, y si es además d un gran hijo pues son dobles los calificativos, y feliz coincidencia q madre e hijo cumplan el mismo día, eso es un regalo de dios mas q bendecido, q muchas estaciones de la vida se puedan disfrutar juntos,les deseo todo el amor del mundo además mi Linda amiga de tu rapida recuperación, PÓRTATE BIEN""""""""

    ResponderEliminar
  2. Hola Espe: Ya esperaba tu comentario, me estás acostumbrando mal, ja ja ja. Gracias por tus elogios y si de madre se trata sé que tú también has sabido serlo.
    En eso del regalo de mi hijo coincido contigo, es lo mejor que ha pasado en la vida. Trato de recuperarme y vuelvo a portarme bien, ayer me salí del plato...mis besitos

    ResponderEliminar
  3. Mi querida amiga, que maravilla ser parte de una familia tan especial, que se quiere tanto y se apoya en todo momento.
    Ahora cada vez que oiga Las Cuatro Estaciones (uno de mis conciertos favoritos) pensare tambien en Ustedes dos. Que Dios los bendiga. Un beso y un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Mi querido Andrés: Te agradezco tu lindo comentario y que siempre estés atento. Ahora mismo mi hijo está estudiando La Primavera. Todas las Estaciones son bellas.
    Gracias por tenernos presentes y tus buenos deseos, otro beso y otro abrazo para ti...

    ResponderEliminar